10 FLOR DE AZAHAR

Header-tanger-office-tourisme-maroc-office-tourisme-tanger-sejour-tanger-voyager-tanger-visiter-tanger-a-voir-a-faire-tanger-tanger

 

“…El viento les lleva hasta Tánger, “la perla del Norte”. Claro que no les sorprende tanto porque no era una perla suelta sino una más del hermoso collar de perlas esparcidas  por las costas del norte de África.
Allí donde casi se tocan África y Occidente, esa ciudad estratégicamente ubicada mantuvo su relevancia durante mucho tiempo.
Naguib estaba en el muelle esperándoles. Tras una calurosa bienvenida comienzan su viaje de inmersión en  la historia
—Esta ciudad tiene una antigüedad de más de dos milenios y medio. Por aquí pasaron y nos gobernaron casi todos los conquistadores: romanos, vándalos, bizantinos, árabes y portugueses.  Formamos  parte del califato andalusí, luego pertenecimos a la taifa de Málaga y luego de una historia convulsa con asedios por mar y por tierra,  con pequeños interludios  de paz o independencia con la que casi se desata un conflicto internacional,  fuimos ocupados  por las tropas de Franco con  el pretexto de mantener el orden internacional.
—Sí —recuerda Teresa como repitiendo una lección bien aprendida—, eso fue el mismo día que los alemanes entraron en París.
—Exactamente. Pero  gracias a que  éramos  un puerto  abierto al mar y servíamos de lazo entre dos  continentes, y como ninguna potencia se ponía de acuerdo, fuimos una especie de condominio que administraban todas las naciones menos nosotros mismos, lo  que nos dio este carácter tan cosmopolita. Hasta que Marruecos nos anexionó a su territorio.  Es lógico— concluye—, ya que somos la puerta de África y también la de Europa.
—Y  también la  puerta de la droga — le recuerdan.
—Justamente —reconoce Naguib—, es normal que un puerto entre dos mares y puerta de dos   continentes sea también entrada de bandidos  y traficantes… Eso recuerda que es  cruce de culturas y de tradición  pirata.   No es de nadie, no nos da nada, y es por eso justamente su encanto y la razón por la que la queremos tanto…”

eb80513f00a48340b8a6f15593177db4

 

“…Cruzan el estrecho de Gibraltar sorprendidos de lo  cerca que estaban y lo diferente que era el contraste entre los dos mundos.  Llegan en tren hasta Córdoba, donde les reciben Daniel y su mujer Paloma…”

seneca

“…Y van a un parque que entre frondosos árboles tiene en sus bancos  grabados sobre  preciosos azulejos frases famosas de Séneca, el filósofo romano, que emigró a Roma junto a su familia, e  ingresó  en el orden senatorial alcanzando  el grado de cónsul. Este filósofo tuvo  el privilegio, o mejor dicho la desgracia, de ser el mentor  del futuro emperador Nerón, quien en  agradecimiento a sus enseñanzas le  condenó a muerte por conspiración.  Su antiguo preceptor,  tras despedirse de  sus discípulos diciendo: “Os dejo el ejemplo de  mi vida“,  se metió en una bañera caliente y se cortó las venas.
Y ellos descubrían entre los asientos  algunas de sus más famosas sentencias…”

 

averroes-y-maimonides

“…Luego evocan esa Córdoba musulmana tolerante con la gente del libro, con sus abundantes fuentes, mezquitas, bibliotecas, baños y zocos. Cuna de Averroes y Maimónides, en donde florecieron las letras y las ciencias, al punto que llegó a  ser la ciudad más grande, culta y opulenta del mundo. Aunque reconocen que por desgracia no había sido siempre así…”

 

ruinasmedina

 

“…Luego de días de compartir experiencias, se reparten los próximos destinos.  Y para despedirse antes de emprender el vuelo eligen las ruinas de Medina Azahara, o Madinat al-Zahra, la ciudad resplandeciente, esa misteriosa y fastuosa ciudad que según cuenta la leyenda, el califa mandó construir a los pies de Sierra Morena para su favorita…”

la-invasin-musulmana-y-la-reconquista-espaa-pennsula-ibrica-20-638

 

“…Paloma recita versos que acudían  a su memoria de esa ciudad que había deslumbrado  al mundo con su grandeza equiparando  a él  Al-Andaluz a cualquier fabula de Oriente, de esa ciudad de la que solo sobrevivían de esas épocas gloriosas  tristes ruinas desparramadas y  la fragancia de su nombre.
“Qué breve fue su idilio con la vida… Asombro de los tiempos… Fugaz como el amor fue tu reinado…   Mil años que lloras tus ruinas, mil años olvidada del olvido…”

(Fragmentos del Libro “La Quintaesencia de la Vida”)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *